Fondos Europeos Next Generation: Ahora o nunca

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

La pandemia del Covid-19 ha supuesto un desafío de primer orden para la economía europea y ha exigido una respuesta común y urgente a escala europea en política monetaria y fiscal, creando un marco de financiación para dar soporte a las respuestas nacionales y proteger el mercado común. Esta vez, a diferencia de la última crisis económica y financiera del periodo 2008 – 2013 en la que se priorizaron las políticas de austeridad, la respuesta de la Unión Europea se ha centrado en políticas expansivas de corte keynesiano.

Así pues, el presupuesto para el periodo 2021 – 2027 (el denominado Marco Financiero Plurianual), junto con el instrumento Next Generation EU (NG EU), constituye el mayor paquete de impulso jamás financiado a través del presupuesto europeo. Se estima un montante económico de 1,8 billones de euros que ayudarán a reconstruir la Europa posterior a la COVID-19.

El instrumento Next Generation representa en este sentido el instrumento temporal concebido para impulsar la recuperación económica en Europa y está integrado básicamente por el Mecanismo para la Recuperación y la Resiliencia (MRR) dotado con 672.500 millones de euros cuya finalidad es apoyar la inversión y las reformas en los Estados Miembros para lograr una recuperación sostenible y resiliente, al tiempo que se promueven las prioridades ecológicas y digitales de la Unión y por el fondo REACT EU, dotado con 47.500 millones de euros.

El hecho de que el 70% de las ayudas concedidas por el MRR y el 100% del REACT-EU deba ser comprometido por la Comisión Europea entre los años 2021 y 2023 constituye un excelente indicador de la magnitud de la respuesta y del desafío al que se enfrentan los potenciales receptores de los fondos.

De forma genérica los Fondos de Recuperación se plantean cuatro objetivos principales: promover la cohesión económica, social y territorial de la UE; fortalecer la resiliencia y la capacidad de ajuste de los Estados miembros; mitigar las repercusiones sociales y económicas de la crisis de la COVID-19; y apoyar las transiciones ecológica y digital. Todos ellos van dirigidos a restaurar el potencial de crecimiento de las economías de la Unión, fomentar la creación de empleo tras la crisis y promover el crecimiento sostenible.

Para recibir apoyo financiero, los Estados miembros de la Unión Europea deben preparar Planes Nacionales de Recuperación y Resiliencia en los que se establezca el programa de inversiones y reformas para los años 2021-23. Los planes incluyen paquetes coherentes de reformas y proyectos de inversión pública que, además de abordar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, contribuyen a las transiciones verde y digital y potencia la creación de empleo.

El Plan Español se estructura en torno a 4 ejes transversales y 10 políticas palanca:

EJES TRANSVERSALES

  • La España verde
  • La España digital
  • La España sin brechas de género
  • La España cohesionada e inclusiva

POLÍTICAS PALANCA

Los recursos del Plan deberán ser ejecutados en dos años (2021-22).

España recibiría un total de aproximadamente 60.000 millones de euros en transferencias no reembolsables y podría acceder a un volumen máximo de 80.000 millones de euros en préstamos.

En cuanto al fondo REACT EU, España recibirá algo más de 12.000 millones de euros para su ejecución en el periodo 2021-22.

Desde Imedes te ofrecemos la información y el asesoramiento necesario en todos estos aspectos. No dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo.

Más actualidad

¿Qué hay de nuevo, viejo?

Nos toca lidiar con una época de cambios y confusión. La pandemia ha obligado a afrontar la realidad con resortes nuevos, encontrándonos

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.